miércoles, 1 de febrero de 2012

Sólo el delirio, El Corazón del sueño

Sólo el delirio

Abrazar en un solo segundo
La verdadera intensidad de la existencia

Abrazar en un segundo solo
La esencia de nuestra vida entera

Sólo el delirio
Puede llevarnos fuera del laberinto

Sólo un tiempo vuelto mítico
Puede volvernos flujo,
uña y carne con la corriente oscura de las días

Solo el delirio,
puede darnos la paz necesaria
para afrontar la economía de un tiempo hecho de horas,
horas
que una tras otra sin sorpresas se suceden

Sólo en la alegría efímera del desenfreno
Del delirio y su ritmo galopante
Atisbaremos la fluyente naturaleza de la existencia,
La intensidad palpitante de la vida
Y quizás incluso alguna de las respuestas
Al eterno misterio de lo vivo:
La constante búsqueda de la felicidad
El irreprimible deseo de vivir



El corazón del sueño

En el corazón del sueño
Me susurra transparente la vida:
El arrepentido color de una tarde
Y el ancestral ritmo de la caminata

En el corazón del sueño
No es llanto cualquier llanto
Ni es tampoco pulso ancestral
Un mero batirse de arterias en la piel

En el corazón del sueño
Acaricia la destrucción su cadáver
Pasa zumbando como enjambre la pena
Y se mece adormecido en un cielo el olvido

En el corazón del sueño
Se alimenta de realidades mi delirio
Se desliza en su locura su silencio
Se pierde en ecos ardientes la tiniebla

En el corazón del sueño
Es de girasoles el color del estío
Y la entrada oscura al mundo onírico
No es solo bostezo que mastica su luna

En el corazón del sueño
No es grito cualquier cielo desgarrado
Ni es tristeza , la primera crisálida vacía



Corazón de sueño
Perdición de lirios, palpitar
Sombra, espejo y sangre, destrozados

En el corazón del sueño
No es realidad la mera añoranza del suspiro
Ni es tampoco un camino,
el mero ir y venir
Del verano,
entre la noche y su ventana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada